El método Coué


Emile Coué trabajaba en una farmacia cuando decidió hacer un experimento. A un determinado número de personas que iban a buscar un medicamento, se los vendía sin decirles nada. A otro grupo de personas, además de venderle el mismo medicamento que al grupo anterior, les decía que iban a

mejorar mucho y rápido, pues se trataba del mejor medicamento del mercado y era sumamente efectivo.

Luego de un tiempo, concluyó que había resultados diametralmente distintos entre los pacientes a los cuales se les había vendido el medicamento sin explicación y a los que se les había dicho que era muy efectivo. Los segundos vieron mejorada su salud más rápido y en muchos casos, de forma más efectiva.

Coué creó lo que se conoce como efecto placebo con el cual se reconoce científicamente el poder de la autosugestión para la cura de enfermedades. Cuando alguien con suficiente autoridad en un tema le dice a otra que algo va a pasar, esta última persona se sugestiona de tal manera, que incluso puede, sólo por creer firmemente en lo que le han dicho, curarse de enfermedades crónicas.

Coué siguió con sus investigaciones y se dio cuenta que esto funcionaba en todos los aspectos de la vida, cuando alguien cree en una idea, se autosugestiona logrando que esa idea se haga realidad.

Se ha documentado el caso de una mujer que fue diagnosticada con un cáncer de vejiga de 3 mm, los doctores le dijeron que no podían hacer nada. Se fue entonces a una clínica sin medicinas, en Beijing, donde 3 médicos crearon un ambiente de como si ella ya estuviera realmente curada. Todos actuaban como si ella ya estuviera curada.

La mujer está despierta, y ella cree en el proceso, cree firmemente que las emociones la van a curar y hay 3 médicos que están entrenados para sentir en sus cuerpos la emoción que ella ya está curada.

Ellos no piensan que está a punto de curarse, ni que se está curando, ellos piensan que ella ya está curada. Con esto crean un campo de energía que refleja la experiencia en el momento. Nuestras creencias son muy importantes, esto se ha dado porque ellos pensaban que ya estaba curada y eso contagia a la paciente, quien debe creer en ese proceso de curación por energía positiva.

El proceso de curación transcurre mientras ellos repiten la palabra “Wa-Sa” que significa ya está hecho, ya pasó. Se aprecia en el monitor de la izquierda la foto de la referencia del tumor y en el monitor de la derecha se aprecia el momento en vivo cuando el tumor desaparece.

A través de una sonda, se pudo apreciar como el cáncer desapareció en 3 minutos, sólo por la sugestión de la paciente.

Crear la situación que se quiere, como si ya se tuviera hace que el cerebro emita las ondas electromagnéticas necesarias para conseguir, en este caso, acabar con la enfermedad. Esto quiere decir que lo que pensamos con absoluta confianza y seguridad, sin menor atisbo de duda, hace que las células del cuerpo se transformen. Si eso lo aplicamos a nuestro carácter y forma de ser, el resultado será el mismo. Nos habremos transformado por sugestión, en la persona que queremos ser.

Debemos tener en cuenta que el cuerpo humano es energía pura. El organismo vivo más pequeño es la célula, que está conformada por miles de moléculas, y cada molécula está formada por 2 o más átomos. Dividiendo al átomo encontramos partículas subatómicas, neutrones, protones, electrones y algunos consideran también al neutrino. Estas partículas subatómicas son energía pura.

Al ser seres creados por energía, el hecho de crear pensamientos y emociones positivas, hacen que nuestra energía fluya en ese sentido, curando enfermedades y transformando actitudes y comportamientos. Y esto lo podemos hacer a través del pensamiento firme y sincero. Si lo crees, lo serás.

Emile Coué estableció estas 3 leyes:

- Ley de Atención Sostenida:

Cuando una persona concentra su atención en una idea o pensamiento, dicha idea tiende a realizarse, es decir que tenderá a manifestarse en forma espontánea.

- Ley del Esfuerzo Reversible:

Cuando una persona piensa que no puede hacer algo y luego lo intenta, cuanto más trata, menos puede hacerlo. Cuando un estado mental es tal que se piensa "me gustaría hacer esto, pero no puedo" entre más se intente realizarlo, menos posible será llevarlo a cabo, así sean muchas las ganas de hacerlo.

- Ley del Afecto Dominante:

Una emoción fuerte siempre tiende a reemplazar a una emoción débil. Una emoción asociada a una sugestión hará que la sugestión sea más efectiva. Una sugestión vinculada con una emoción predominará sobre cualquier otra sugestión que se encuentre en la mente en ese momento.

Para mayor fiabilidad, se puede estudiar los experimentos de Masaru Emoto llamados “Los Mensajes del Agua”.

Asi que ya sabes, si quieres algo, piénsalo, siéntelo y disfrútalo como si ya lo tuvieras.


7 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

924 483 154  /  994 041 520

San Borja, Lima - Perú

© 2017 Derechos reservados por Nexus Sinergia S.A.C.