Buscar
  • Daniel Castro Adrianzén

Covid19: El síndrome de la cueva o miedo a salir.

Mis padres tienen sobre 70 años, no quieren salir ni a la puerta del edificio. Dentro de casa se sienten seguros, hasta que les llega la comprar por internet, que los pone nerviosos. No quieren tener ningún tipo de contacto con la persona que les deja la compra en la calle.


Luego de ello, cuando meten la compra, se duchan inmediatamente, luego de lo cual meten su ropa a la lavadora y luego desinfectan toda la compra con lejía.


No los juzgo, son de la generación del televisor, cuando eran niños llegó la tele y fue un boom. Ahora, no pueden despegarse de la tele, sobretodo de los noticieros, que han sido su fuente de información “absolutamente verdadera” que los ha acompañado casi toda su vida.


Lamentablemente, es su principal entretenimiento. Y este entretenimiento les regala información macabra y contradictoria, día tras día.


“No vamos a salir en lo que resta del año” – me dicen – “afuera es peligroso”.


Varios amigos me comentan que no quieren ir a la oficina a menos que sea estrictamente necesario, que ya se acostumbraron a trabajar y comprar en casa.


Muchas personas me han comentado que no quieren subirse a un transporte público, subir por ascensores, las escaleras tienen barandas que los llevan a puertas con perillas, que los conducen a mesas de trabajo donde hay teclados y un sinfín de cosas.


Vivimos una situación inédita, que hemos ido aprendiendo a sobrellevarla de a pocos, hasta encontrar una fórmula que mal que bien, identificamos que nos mantiene libres del riesgo que hay fuera.


Cuando todo se empiece a reactivar, muchos serán los que no quieran salir. Primero, porque ya nos hemos habituado y tal vez acomodado a nuestra nueva y temporal vida. Segundo, porque nuestro cerebro no busca nuestra felicidad, busca nuestra protección, y para ello tiene un mecanismo que se llama miedo.


Para nuestro cerebro ahora vivimos en una cueva segura, que nos protege del frío, de la lluvia, de los depredadores y del virus. Ha identificado que dentro es seguro y fuera es peligroso.



En base a ese mecanismo de protección, nos sentimos seguros dentro de casa. Salir de ella es asociado por nuestro cerebro como potencialmente peligro.


Salir significará correr un riesgo. Y mientras más se alargue la duración de la cuarentena, más nos acostumbramos a la seguridad de nuestra cueva y mayor será el miedo a salir.


En términos psicológicos se le podría llamar agorafobia, el miedo a estar en espacios abiertos o estar fuera de casa.


Este riesgo, invisible y que se transporta entre personas, nos hace identificar a otro como posible enemigo. Como todo miedo, debe ser gestionado y enfrentado, de a pocos y con los protocolos de seguridad correspondiente.


Tal vez sirva salir en traje de astronauta con la pistola de lejía en la mano, pero si no conducimos nuestro proceso cognitivo hacia un lugar estable y equilibrado, podremos estar bien protegidos biológicamente, pero seguiremos atormentados por nuestra cabeza, que puede ser nuestro peor verdugo. Y eso también es peligroso.


Empecemos de a poco. En la metáfora de la cueva, se pierde el miedo, saliendo de ella a reconocer el territorio y volver. El día de mañana ya sabremos hasta que punto llegar de forma segura. De a pocos vamos ampliando nuestra zona segura y alejarnos cada vez más.


La certeza y el conocimiento de lo que produce nuestro miedo, hace que la intensidad de éste se debilite. Debemos actuar con miedo, entrar en confianza con la situación que lo genera, para que el miedo empiece a callar su voz.


No todo lo que brilla es oro, ni todo lo que dice el televisor es verdad.


Cuidemos los protocolos de seguridad, pero también cuidemos nuestro equilibrio mental.


Superemos esto de a pocos y si es necesario pedir ayuda, pidámosla. Quitemos ese estigma social a la salud mental.


Todo aquél que se considere ser humano, además de cuidar el cuerpo, debe cuidar la mente, de forma preventiva y reactiva de ser el caso.

0 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

924 483 154  /  994 041 520

San Borja, Lima - Perú

© 2017 Derechos reservados por Nexus Sinergia S.A.C.