Procesos de Coaching Ejecutivo (PCE)

Actualizado: feb 8

El coaching es una metodología de optimización de competencias personales, basada en conversaciones curiosas que tienen tendencia a llevar al participante al cuestionamiento de sus paradigmas y reflexione acerca de la forma en la que ha diseñado su realidad.


El Proceso de Coaching Ejecutivo (PCE) es una conversación one on one, entre el especialista del coaching con el participante que busca alcanzar algún objetivo y lograr resultados que hasta ese momento no ha podido lograr.


Desde el inicio el profesional entiende que el participante ha iniciado este proceso después de haber intentado muchas veces y formas por si mismo, sin haber conseguido los resultados deseados.


El PCE está compuesto de 6 a 8 sesiones de 1 hora de duración cada una, salvo la sesión de inicio que dura un poco más en vista de la presentación y descripción de la metodología. Por contraparte, la sesión de cierre durará unos 40 minutos, ya que se trata sólo de exponer el aprendizaje macro y el plan de acción que el participante llevará a cabo por si mismo. Las sesiones serán tentativamente cada 15 días, entre los cuales el participante deberá trabajar en su día a día, las conclusiones que ha sacado de cada sesión.


El proceso es estrictamente confidencial entre ambos, dentro de un espacio seguro y privado y el participante decidirá hasta donde profundiza, lo que comparte y lo que no y que tanto se compromete con el proceso.


La finalidad del PCE es desarrollar las capacidades directivas y de liderazgo del participante, colocándolo como observador de si mismo, para que evalúe su propio desempeño, y en base a ello diseñe un objetivo preciso y elabore un plan de acción para alcanzarlo, ya sea dentro del mismo proceso, pero más probable luego de haberlo finalizado.


La ruta para alcanzar dicho objetivo, pasa por trabajar el liderazgo, la inteligencia emocional, la comunicación, la responsabilidad y la confianza en si mismo. En base a ello, se van identificando emociones que sirven como factores desencadenantes del comportamiento, modificando patrones mentales y se empieza a ver las cosas desde otra perspectiva.


La labor del profesional es disociarse de su propia forma de ser, para entrar en el mundo del participante para ver como son las cosas ahí, es como visitar otro país, ver sus costumbres y respetarlas. El profesional no juzga el mundo del participante, sólo aprende de él.


Es lo que se conoce como apagar la radio. Dejar de estar en nosotros y estar para el participante. Dejar los juicios, opiniones, pensamientos que no tengan que ver con el proceso, y estar presente para conectar de forma sincera con el participante.


Es importante resaltar que en el PCE, el profesional no da indicaciones al participante sobre qué es lo que tiene que hacer, no da consejos, no le exige resultados. Cualquier proceso de tenga algo de esto, no será coaching como metodología de desempeño.



Durante el PCE, el participante debe ser sincero consigo mismo, definir quien está siendo hoy, para en base a ello dar cuenta de sus recursos, valores, misión, roles, sistemas, metas y áreas de mejora.


Para lograr el objetivo propuesto, el participante decidirá qué hacer, como hacerlo y cuando hacerlo. Deberá ser responsable consigo mismo para realizar el trabajo de reflexión e introspección que lo llevará a visualizar puntos ciegos que necesita corregir para obtener los resultados deseados. Y en este punto deberá tomar acción.


La potencia de estos procesos radica en el efecto espejo. Tomar consciencia por si mismo de la forma de ser y de estar, es mucho más poderoso que si alguien nos quiere hacer tomar consciencia, ya que en este segundo lugar sería una imposición y se puede generar resistencia y negación.


¿Es el coaching una pseudociencia?


Se puede encontrar muchas críticas sobre la legitimidad del coaching, básicamente realizadas por personas que no han tenido una relación cercana con él, por lo que se habla desde la ausencia de conocimiento sostenido. Esto sucede por razones inciertas aunque con probabilidad de ser originadas desde la preocupación de otros métodos científicos que ven como van perdiendo terreno en favor del coaching.


El PCE está compuesto por fundamentos y experiencia de las mejores prácticas de la filosofía, la psicología, el management, además del mentoring y la PNL. Es decir, recoge lo más efectivo de cada una de estas disciplinas y las une dándole forma a la metodología del coaching, que ya es reconocida a nivel mundial con alto potencial de crecimiento, debido a su poder de cambio y transformación de la humanidad del Ser.


En Europa, una persona debe pasar por una formación teórico-práctico correspondiente a 60 ECTS (European Credit Transfer System) y cada ECTS equivale a 30 horas lectivas, entre docencia, trabajo personal y proyecto final. Todo ello se realiza aproximadamente en un año y medio, si es que se le otorga prioridad, ya que de lo contrario podría durar más.


Es decir, para certificarse como "Coach Ejecutivo" se debe pasar una formación teórico práctica de 1,800 horas, dentro de las cuales es necesario haber realizado 10 procesos de coaching de 6 a 8 sesiones de 1 hora cada una. Dentro de estos 10 procesos, 3 deben ser con clientes reales a cambio de una contraprestación económica y con constante supervisión de los mentores certificados para al efecto.


Finalmente para lograr la certificación de debe haber demostrado el dominio de las 11 competencias de la International Coaching Federation.


Se debe tener en cuenta que a nivel europeo, las certificaciones son brindadas por Escuelas de Negocios (entiéndase Escuela de Postgrado) a través de maestrías aprobadas por el gobierno.


Orígenes del Coaching


El coaching se remonta al método socrático denominado Mayéutica, mediante el cual este filósofo retaba con preguntas a sus alumnos para que encuentren su mejor verdad, según su individualidad humana. Sócrates reconocía que él no tenía sabiduría para dar respuestas para otros, y proponía que la sabiduría se encontraba dentro de cada persona. No a todos nos funciona lo mismo, ni tenemos los mismos brillos, ni las mismas sombras.


En base a esto, el coaching propone que la sabiduría la tiene el participante, no el profesional. Es por ello que considero oportuno repetir que el profesional no aconseja, no dirige, no da órdenes, no exige, no castiga, no dice que o cómo hacer.


En la época moderna, a fines de última década del 70, los entrenadores deportivos o “coaches” encontraron una forma de elevar el rendimiento de sus jugadores: conectarlos con sus pensamientos y emociones al momento de fallar una jugada.


Tim Gallwey era uno de estos entrenadores de tenis que ordenaban a sus jugadores como debían de ir a cada pelota, hasta que se dio cuenta que ello más que nada les generaba presión y estrés. Fue cuando dejó de dar directrices y empezó a preguntarles que había pasado en su interior, justo durante la jugada que fallaron. La mejora del rendimiento fue notoria.


En base a ello, escribió “The Inner Game” en donde describe que siempre estamos jugando 2 juegos: uno interno en nuestra cabeza y uno externo en la vida. El nivel de atención que le tengamos al juego interno, marcará la diferencia en el resultado del juego externo.


En base a esta nueva forma de elevar el rendimiento deportivo, el mundo empresarial empezó a interesarse por esta metodología, siendo uno de los alumnos de Gallwey, Sir John Whitmore quien la aterrizó tal como la conocemos hoy, a través de su hiperventas “Coaching” y la razón por la cual se le conoce como el padre del coaching moderno.


Recientemente debido a que vivimos en una época que se ha puesto de manifiesto la falta de identidad y de sentido humano, nació la escuela ontológica del coaching, que busca la razón humana del Ser, con una base netamente metafísica. A través del ontológico se busca encontrar este sentido de dirección, plenitud y equilibrio psico-emocional.


Se trata en suma, como dice Lou Marinoff, de una conversación con tintes filosóficos dirigida a cuestionar el absolutismo de la realidad creada por el participante, lo que hará ampliar su rango de visión, que le dará nuevas y mejores posibilidades.


Es conocido que diversos empresarios, políticos y deportistas exitosos han pasado por la efectividad del PCE: Nelson Mandela, Mijail Gorbachov, Bill Clinton, la selección mexicana de fútbol, Conor McGregor, La Liga Americana de Baseball, La Liga de Fútbol Profesional de España, Bill Gates, Marck Zuckerberg, Will Smith, etc.


El coaching no es ….


En vista de la proliferación del uso de las redes sociales y de que el término Coaching se ha puesto de moda pero no se ha registrado la utilidad del término, hay mucha confusión.


Todo aquél que sabe hacer algo, se denomina coach en su tema. Tiene todo el derecho a llamarse así, pero confunde. Encontramos entonces, coaching laboral, coaching de negocios, coaching de finanzas, coaching deportivo, coaching para conseguir pareja, coaching para bailar, coaching de ventas, etc.


Esto no es coaching como metodología del desempeño humano del Ser, sino es más un mentoring, un “te enseño como se hace”. Y considero que está muy bien que haya gente que quiera ayudar a otros a realizar el camino que ellos hicieron, pero esto no es coaching como metodología del desempeño humano del Ser. El PCE, reitero, no enseña, sino ayuda a revelar la sabiduría interior del participante.


Esta confusión también, o sobretodo, ha llevado a vincular el coaching con el “guruísmo” del sí se puede. No quiero explicarme mal, me encanta la corriente del positivismo, pero esto es oratoria, persuasión u otro análogo, pero no es coaching. No es responsable ni ético decirle a alguien "tu puedes lograr todo lo que te propongas" sin fundamentos sostenidos en base a la ausencia de conocimiento de las luces y las sombras de dicha persona. No todos pueden lograr algo, ni alguien puede lograr todo. Con todo, la actitud con la que se enfrenta la situación si influye.


Es la propia persona la que en base a un proceso de autoconocimiento, determinará en que medida pueda lograr aquello que desea y cuáles serán las consecuencias generadas por el esfuerzo que invertirá, cuál es el coste de oportunidad, qué podría perder para ganar lo que busca y cómo podría influir en sus sistemas. Es una cuestión de equilibrio, hay que sacar una ficha de un lado para ponerla en otro.


En conclusión, ¿Qué es el Proceso de Coaching Ejecutivo?


Es una metodología de optimización de las competencias personales, que en forma de conversación curiosa acompañada de dinámicas disruptivas, provocan un proceso de reflexión en el participante que evidenciará paradigmas y creencias que deberá transformar.


En base a ello, el participante cambiará la interpretación de su realidad existencial y diseñará un plan de acción a seguir para conseguir los resultados deseados.


Es un proceso de transformación de la humanidad del Ser, hacia nuevos niveles de desempeño y excelencia, hacia mejores resultados, que se acompañarán de una sensación de plenitud, sentido y equilibrio.

18 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

924 483 154  /  994 041 520

San Borja, Lima - Perú

© 2017 Derechos reservados por Nexus Sinergia S.A.C.