Buscar
  • Daniel Castro Adrianzén

¿Tus metas son realmente tuyas?

Actualizado: 27 de dic de 2019

Me imagino que tienes metas relacionadas a tu vida personal, familia, laboral, económica, social, y tal vez muchas más.


Se estima que el 85% de las personas se propone metas que vienen de fuera y no de dentro de nosotros. El ruido social es tan fuerte que acalla nuestra música interna. Por ello, la mayoría de las personas se mueren sin haber escuchado su melodía interna, pues se pasaron la vida haciéndole caso al ruido social que les decía lo que tenían que hacer.


Dicho de otra forma, por el alto grado de poder de la influencia social, preferimos inconscientemente serle fiel a ella, antes que fiel a la voz de nuestra alma.


Por obedecer las conductas sociales, en busca de satisfacer nuestro sentido de pertenencia, tendemos a ser infieles con nosotros mismos.


Pero el problema mayor no es este, sino que no nos damos cuenta de ello.


La mayoría de las personas solemos vivir en el primer nivel de consciencia: el de las víctimas. Esto quiere decir que cuando estamos en este nivel, la vida nos pasa, la vida nos controla, nos lleva y es cuando salen frases como “así es la vida”.


Mientras estemos dentro de este nivel consciente, tendemos a copiar el comportamiento social, pensamos que los constructos sociales son una especie de ley que no podemos desafiar y por ello sentimos la necesidad de hacer lo que hacen todos.


En países tan conservadores como el nuestro se suele seguir los tradicionalismos convencionales, que en muchos casos ya se volvieron obsoletos, pero se mantienen dentro de la costumbre de tiempo y lugar.


Entonces cuando nuestro mundo actúa de alguna forma, lo seguimos, pero sin ser conscientes de saber si en realidad lo queremos hacer. Por ejemplo, si el grupo social de alguien decide estudiar una carrera en la universidad, ese alguien también lo querrá hacer. Por otro lado, si ese grupo social decide entrar a trabajar directamente después del colegio, ese alguien también querrá hacerlo.


Si el grupo social se empieza a casar a determinada edad, ese alguien también querrá hacerlo a dicha edad. La marea social nos lleva hacia donde va, nos hace pensar que hacemos lo que queremos cuando en realidad estamos haciendo lo que el colectivo manda, para no quedarnos fuera de lugar, para sentirnos protegidos con la pertenencia.



Es en base a esto que tomamos nuestras decisiones y nos proponemos metas que más que satisfacer nuestros profundos quereres, aquellos que están dentro de nosotros esperando ser escuchados, satisfacen la necesidad colectiva.


¿En verdad quiero hacer dieta o es una imposición social?


¿En verdad quiero estudiar esta carrera o es una imposición social?


¿En verdad quiero casarme o es una imposición social?


¿En verdad quiero tener hijos ahora o es una imposición social?


¿En verdad quiero hacer esto ahora o es una imposición social?


¿Estoy proponiéndome metas que quiero o que debo ponerme?


Esto es lo que Nietzsche denominaba tiranía social. Nos acostumbran a recibir órdenes sobre como debemos pensar. Son muy pocos los seres humanos que piensan por si mismos. Son aquellos que calificamos como raros o diferentes. Son los destinatarios de nuestros juicios críticos.


Por más obvio que suene, muchas veces no lo tenemos presente. Sólo tenemos una vida, todo lo podemos recuperar, menos el tiempo. Nos vamos a morir muy pronto y tal vez lo hagamos sin haber escuchado la preciosa música que tenemos dentro.


Imagina una gran orquesta, muy especializada y preparada, pero que no puede mostrar su música al mundo, porque el mundo está ocupado escuchando la música de tal vez menor calidad, pero que nos hace sentir anexados socialmente.


Dentro de lo posible, no deberíamos gastar ni un solo minuto haciendo cosas que no nos gustan. No propongo que se cambien las cosas de forma intempestiva, pero si podemos empezar poniendo de manifiesto nuestros reales intereses dentro de este corto viaje. Una vez que pongamos sobre la mesa lo que queremos como seres individuales, podremos tomar decisiones.


El pensamiento colectivo nos somete, el pensamiento individual, nos da la oportunidad de elegir.


Es preciso diferenciar entre lo que queremos y lo que está estipulado socialmente. Seguro muchas veces coincidirá lo que queremos hacer con lo que se supone que debemos hacer. Pero con tan sólo una vez que no coincida, y nos sirva para evaluar y buscar nuestro propio interés, habrá valido la pena.


Para tomar decisiones o proponernos metas en base a nuestros profundos e individuales quereres, debemos pasar al segundo nivel de consciencia: el del protagonista.


Se trata de convertirse en una persona que tome las riendas de su vida y empiece a escuchar su voz interior, aquella música silenciada tanto tiempo por el ruido exterior.


A partir de esta escucha, el protagonista podrá decidir que es lo que quiere para su vida, ya que se ha dado cuenta que es el único responsable de ella. Se ha dado la oportunidad de decidir entre lo que quiere y lo que supuestamente debe según los mandamientos sociales.


¿Cómo se pasa del victimismo al protagonismo?


La soledad social o dicho de otra forma, estar a solas consigo mismo sin la tiranía de la influencia social. Se trata de valorar y buscar tiempo a solas, para escuchar la voz de nuestra esencia, esa que nos hace únicos como seres humanos.


Te propongo una dinámica muy efectiva. En una hoja de papel puedes colocar de título “¿Cuáles son mis metas para este año? Y enuméralas hasta el 10 y divide el papel en 2 columnas. En la primera columna pondrás la meta y en la segunda pondrás la razón por la cual quieres alcanzarla.


En los siguientes días irás colocando las 10 metas más importantes que te propondrás para el 2020. Luego que tengas las 10 metas escritas, empezarás a buscarle la razón para ir a por ellas, o dicho de otra forma, las cuestionarás.


Estas preguntas te pueden ayudar:


¿Para que la quiero alcanzar?


¿Qué me va a dar si la alcanzo? ¿Cómo va a cambiar mi vida cuando la alcance?


¿Qué pasaría si no lo logro?


¿Si viviera en una isla paradisíaca, también la quisieras buscar?


Este cuestionamiento te dirá si la meta es tuya o es social. A partir de aquí podrás elegir.

10 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

924 483 154  /  994 041 520

San Borja, Lima - Perú

© 2017 Derechos reservados por Nexus Sinergia S.A.C.